Celulitis, atacala con iontoforesis

La iontoforesis consiste en introducir mediante corriente galvánica determinadas sustancias de preparación química con el objetivo de ejercer una actuación de los activos en forma localizada. 

Permite la penetración transdérmica de moléculas iónicas y a la vez solubles en agua.

Las moléculas son empujadas para introducirse en el tejido por la acción de la repulsión de los polos de igual signo.

Entonces podemos decir que el polo negativo repulsa los iones negativos del activo.

Lo mismo ocurrirá con el polo positivo; pudiendo llegar a ser una potente herramienta terapéutica de amplia utilidad: no invasiva, segura, con mínimos efectos adversos. 

Los iones conducidos por la corriente eléctrica penetran en los tejidos más profundos y se distribuyen ampliamente a través de una extensa red de vasos sanguíneos y linfáticos, localizados por debajo de la capa córnea de la epidermis.

Las aplicaciones terapéuticas de la iontoforesis son múltiples. En el campo de la estética podemos abordar diversos tratamientos, tanto corporales como faciales.

La intención de la aplicación de iontoforesis está tomada de la mano con las variantes que existen para el tratamiento de la celulitis:

- Técnicas manuales.
- Drenaje linfático.
- Máscaras.
- Fangos.
- Criógenos.
- Aromas.
- Oleos.

Lipodistrofias


Para decidir el tratamiento adecuado y asegurarnos su éxito debemos profundizar las causas y factores que determinan esta alteración estética tan consultada por nuestros clientes-pacientes y considerar los estadios en que se presentan las lipodistrofias. 

Los cuales son: I, II, III, IV y V.

Variantes de la lipodistrofia:
- Dura, compacta o fibrosa.
- Edematosa.
- Mixta.

Celulitis compacta, dura o fibrosa

Panículo con consistencia. Epidermis tensa al máximo. No se modifica con la posición ya sea de pie o acostada. 
Es pobre en oxígeno, al palparla puede presentar dolor mostrando su capa epidérmica delgada. 

El grupo portador de esta patología se da generalmente en mujeres jóvenes, deportistas y con frecuencia en bailarinas. En el hombre la celulitis es muy poco frecuente y el protocolo a seguir será igual al que realizamos con el grupo femenino. En ellos, por un factor hormonal, probablemente obtendremos resultados más rápidos.

Celulitis edematosa

Frecuentemente es dolorosa al tacto y a veces se produce el dolor en forma espontánea. Presenta insuficiencia circulatoria, tanto venosa como linfática, telangiectasias, edema, consistencia "acolchonada”. 

Se hace presente en la pubertad, acentuándose en la menopausia.

Celulitis mixta

Las dos patologías se presentan combinadas.

Por ejemplo, compacta en la cara externa del muslo y con flaccidez en la cara interna, notoria flaccidez de glúteos y abdomen, presentando celulitis "dura” en las extremidades, etc.