Criocirugía para lesiones dermatológicas

La criocirugía o crioablación, es el método terapéutico mediante el cual se enfría o congela un tejido vivo. Es utilizado en dermatología para el tratamiento de patologías benignas, premalignas y malignas. Además se utiliza para fines cosméticos.

La criocirugía o crioablación, es el método terapéutico mediante el cual se enfría o congela un tejido vivo. Es utilizado en dermatología para el tratamiento de patologías benignas, premalignas y malignas. Además se utiliza para fines cosméticos.

El criógeno más usado es el nitrógeno líquido que se almacena en un contenedor a -196°C. La temperatura alcanzada en los tejidos depende del tiempo de congelación, tipo y tamaño de la punta utilizada.

Puede ser aplicado mediante hisopo, puntas de contacto, spray o criocámara. El mecanismo de acción es por destrucción celular y de la microcirculación. Se forman cristales de hielo intra y extracelular. Los cristales dañan la membrana celular produciendo una lesión reversible.
El hielo intracelular produce deshidratación, desnaturalización de lipoproteínas, alteración del metabolismo celular y daño de organelas, generando un daño irreversible con alteración de la síntesis del ADN y ARN.

Luego se produce fenómenos isquémicos secundarios con trombosis de la microcirculación y necrosis tisular. Esas lesiones se traducen como pápulas edematizadas, ampollas y escamocostras que se abren a las 48 horas, dejando, finalmente, una cicatriz rosada que evoluciona al nacarado.

Este tratamiento está contraindicado en enfermedades del colágeno o vasculares como crioglobulinemias o urticaria por frío.

Ventajas
- Técnica ambulatoria.
- No requiere anestesia general ni local.
- Baja frecuencia de infecciones y hemorragias.
- Se puede realizar en pacientes de alto riesgo quirúrgico (ejemplo: cardiópatas).
- Indicados en pacientes embarazadas.
- No requiere internación ni quirófano.
- Método simple, seguro, ambulatorio y económico.
- Se realiza en consultorio.