La meditación, un camino hacia la paz suprema

La meditación es una de las mejores formas para aquietar la mente y alcanzar la paz interior al permitirnos recuperar la conexión con nuestro yo interior. Cada ser humano alcanza y vivencia durante la práctica diferentes respuestas y niveles místicos.

La meditación (del latín meditatĭo, ōnis) describe la práctica de un estado de atención concentrada sobre un objeto externo, pensamiento, la propia consciencia o el propio estado de concentración.

Es una disciplina espiritual milenaria que ha traspasado los límites de oriente para introducirse en occidente.

La meditación es una de las mejores formas para aquietar la mente y alcanzar la paz interior al permitirnos recuperar la conexión con nuestro yo interior.
Cada ser humano alcanza y vivencia durante la práctica diferentes respuestas y niveles místicos.

Todo lo que ocurre en nuestra mente se manifiesta en cada una de las diferentes células de nuestro cuerpo y, de la misma forma que cuando nos inquietamos o nos ponemos nerviosos, repercute en nuestros órganos y tejidos. Cuando nos relajamos y aquietamos la mente, enviamos y obtenemos paz, equilibro y armonía integral. 

Los beneficios de practicar la meditación


Beneficios interpersonales
- Disminución de estados de ansiedad.
- Ayuda a combatir la depresión.
- Mejora la autoestima, desarrollo personal y satisfacción.
- Ayuda a resolver conflictos internos y cambios arbitrarios en el estado de ánimo.
- Estimula la capacidad para superar el estrés, la angustia y la tendencia a la cólera.
- Ayuda a mejorar las relaciones interpersonales. 

Beneficios psicológicos 
- Mejoramiento de funciones cerebrales.
- Potenciación de la memoria.
- Incremento de los estados de atención y concentración. 
- Contribuye a un estado de relajación y equilibrio emocional.
- Favorece el desarrollo de la creatividad. 
- Estimula el pensamiento positivo. 
- Estimula el desarrollo de la memoria y ayuda a mejorar los resultados académicos. 
- Equilibra la hiperactividad. 

Beneficios a nivel físico 
Muchos médicos recomiendan la meditación para hacer más llevaderos algunos síntomas de enfermedades, mejorando la calidad de vida de las personas.
Aquellos que meditan periódicamente entran en un estado hipo-metabólico, es decir, disminuyen su consumo de oxígeno y, por consecuencia, la producción de bióxido de carbono, relajando prácticamente todo el metabolismo.
Esto fomenta el completo funcionamiento de los órganos, potencializa la desintoxicación del organismo, a través del hígado o los riñones, mejora la circulación y todo el torrente sanguíneo.

Con lo cual, ayuda a fortalecer el sistema inmunológico, evita contraer enfermedades.
- Reducción de la presión sanguínea.
- Reducción de tasas altas de colesterol.
- Rejuvenecimiento y enlentecimiento de procesos de vejez. 
- Mejoramiento del sueño.
- Refuerza el sistema inmunológico. 

Beneficios a nivel espiritual
- Favorece el Incremento de la intuición y la empatía consigo mismo y con los demás.
- El meditador empieza a sentirse parte del todo, en lugar de un simple elemento aislado de la naturaleza. 
- Estimula el desarrollo de la consciencia. 
- Mejora la capacidad para regular nuestros pensamientos y emociones de forma natural. 
- La meditación está unida al autoconocimiento por lo que nuestra vida interior se hará más clara y profunda.

Si bien estos beneficios no son el verdadero objetivo de la meditación, sino su consecuencia. El objetivo mismo es descubrir un camino hacia la paz y la felicidad suprema, más allá de todo entendimiento.