Desodorante: Efectos secundarios

Los desodorantes o antitranspirantes protegen de los malos olores o sudoración impulsiva, seguramente sepas de muchos de sus beneficios pero no tanto de los efectos negativos de los componentes químicos que contienen.

Nuestra piel absorbe el 60% de las sustancias que aplicamos en nuestra piel, las cuales se depositan directamente en el torrente sanguíneo. Además es importante señalar que las sustancias absorbidas por la piel pasan por alto el sistema metabólico normal del cuerpo y no se descomponen o neutralizan.

Una de las sustancias más riesgosas en la preparación del desodorante y que la mayoría de marcas contienen, es el aluminio (Chlorohydrate de Aluminio). No olvides que en tus axilas existen multitud de glándulas linfáticas que absorben el producto y hacen que los tóxicos pasen directamente al sistema linfático.

El chlorohydrate de aluminio o circonio de aluminio siempre se encuentran en los antitranspirantes. Gran parte de los peligros asociados con estos compuestos se remontan a su composición. Estos compuestos son solubles y pueden ser absorbidos por la piel. Después de que los compuestos han sido absorbidos, las moléculas de aluminio se ionizan, lo que, hace que se formen los radicales libres. 

¿Que efectos negativos puede tener sobre nuestro organismo? 
Los radicales libres pueden viajar a través de las membranas celulares y afecta negativamente el riñón, hígado, cerebro, cartílago y médula ósea y especialmente al sistema linfático por medio de los ganglios linfáticos.

Estos datos están constatados científicamente y muchos de ellos han sentenciado el uso de este elemento en los desodorantes. Muchas enfermedades como el cáncer de mama, problemas renales, la enfermedad de Alzheimer y trastornos de formación de hueso se han relacionado al uso de aluminio en los antitranspirantes.

El problema está en que la mayoría de los desodorantes del mercado utilizan siempre el aluminio entre sus productos siendo pocos los que prescinden de este reemplazándolo por otro elemento. No dudes en consultar a un especialista para que te asesore acerca de cuál es el mejor desodorante para tu tipo de piel y no dudes en recurrir a productos naturales que, sí es verdad que algunos no huelen igual pero no tienen efectos secundarios tan perjudiciales para nuestra salud.

Fuente: femenino.info