La ansiedad VS Tu piel

 

La ansiedad se define como: el estado mental que se caracteriza por una gran inquietud, una intensa excitación y una extrema inseguridad.

Trabajar o vivir en un ambiente estresante tiene consecuencias: una mente estresada da lugar a un cuerpo estresado y esto tiene un reflejo muy visible en el aspecto de nuestra piel.

El estrés el capaz de producir o agravar problemas latentes o ya presentes en nuestra piel, pero ¿qué es lo que sucede para que esto ocurra? "La piel expresa de forma visible todos nuestros sentimientos o estados de ánimo. Cuando tenemos ansiedad de un modo continuado se genera una mayor producción de cortisol y adrenalina que, a su vez, van a afectar a la producción de estrógenos y testosterona, lo que va a originar alteraciones de distinto tipo en nuestra piel”, nos explica la doctora Lidia Díaz Méndez, directora de la Unidad de Medicina Estética del Instituto Europeo de Estética Avanzada (IEEA).

Sin ir más lejos, el cortisol debilita nuestro sistema inmunológico, algo que tiene una consecuencia muy directa sobre sobre nuestra piel: el aumento de la respuesta inflamatoria. 

"Entre los síntomas que puede provocar una situación sostenida de ansiedad en nuestra piel podemos destacar la aparición de granos aislados o en forma de un brote de acné, urticaria de tipo psicogénico que provoca la necesidad de rascado, caída del pelo, caspa/aumento de grasa/picores en el cuero cabelludo, sudoración excesiva, rubor o enrojecimiento de la piel y puede provocar también el empeoramiento de otras enfermedades ya existentes (herpes labial, psoriasis, eccemas, dermatitis). Todos estos problemas en la piel son debidos a las distintas alteraciones hormonales que provoca en nuestro organismo la ansiedad”, nos cuenta la Dra. Díaz.
La ansiedad VS Tu piel

Pero no solo se trata de granitos y rojeces. ¿Te has dado cuenta de que tu piel tiene un aspecto mucho peor en las épocas en las que estás más estresada? Esto se debe a que la ansiedad afecta directamente a la degradación del colágeno y del ácido hialurónico, tan importantes para lucir una piel bonita y más joven. En el caso específico del colágeno, el cortisol que se segrega es capaz de hacer que su pérdida sea diez veces superior a la normal, algo que se traduce en líneas de expresión más marcadas, pérdida de volumen y tono más apagado.
 
Además, el estrés y la ansiedad pueden tener un efecto perjudicial sobre el ADN de las células. Está demostrado que los telómeros (las tapas al final de cada hebra de ADN), que protegen nuestros cromosomas y que afectan a la rapidez con la que envejecen nuestras células, son más cortos en las personas con estrés. Y a medida que la longitud del telómero se acorta, las células mueren o se dañan más rápidamente.
 
Lo más complicado es que, cuando hablamos de ansiedad y estrés, no se trata solo de las consecuencias que estos factores tienen sobre la piel; también son muy importantes las consecuencias que se derivan de otros problemas asociados al estrés y a la ansiedad y que también afectan negativamente a nuestro cutis. El más común es la falta de sueño, y es que nunca nos cansaremos de decir que dormir 8 horas cada día es uno de los mejores secretos de belleza. Además se produce una especie de círculo vicioso, ya que si el estrés nos hace dormir poco y mal, la falta de sueño aumenta los niveles de estrés y ansiedad.
 
Las consecuencias más visibles para nuestra belleza son la hinchazón de ojos y  las ojeras, que aparecen de forma inmediata, y una interrupción en el proceso de regeneración celular a largo plazo, lo que acelera la aparición de líneas de expresión y apaga la luminosidad de la piel. Los cosméticos con cafeína pueden aliviar estos síntomas, pero no hay nada como el proceso de renovación celular que se produce cada noche, cuando nuestras células se reparan y nuestro organismo se equilibra para poder presumir de una piel bonita.

Pero cuidado, porque el estrés no solo afecta a la piel, también nuestro cabello sufre las consecuencias. Normalmente, el cabello tiene un patrón predecible de crecimiento y de caída, pero cuando nos encontramos muy estresados, ese patrón se altera acelerando los ciclos y propiciando la caída. Por ello perdemos mucho más pelo cuando nos puede la ansiedad. Casi todas hemos visto más pelo de lo normal en el peine o en la almohada cuando nos enfrentamos a un cambio importante o a un momento de problemas en el trabajo. Pero también se da el caso en el que el pelo se cae, dejando calvas en nuestro cuero cabelludo y resulta indispensable acudir a un dermatólogo para que nos paute un tratamiento adecuado, pero también acudir a un psicólogo que nos ayude a desentrañar, combatir y frenar ese estrés que está poniendo nuestro cuerpo al límite.
La ansiedad VS Tu piel 
Fuente: harpersbazaar.es