Piel en invierno

En invierno, nuestra piel se resiente con tanto contraste de frío y calor. Muchas pieles se resecan, dando lugar a las rojeces y sus consiguientes escamaciones, dejando la piel con aspecto apagado y muy deshidratada. Pero este problema tiene solución. Pon atención a estos sencillos pasos para prevenir la deshidratación y las rojeces de la piel.

Hidratación
Cambia tu hidratante habitual por una de textura más rica, que contenga elementos calmantes como el aloe vera o el aceite de rosa mosqueta.
Piel en invierno

Utiliza un tónico calmante
Muchas mujeres no utilizan tónico tras la limpieza facial y es un gesto que, aunque simple, es muy eficaz en el tratamiento de pieles deshidratadas. Si no sabes cómo elegir el tónico adecuado para tu piel, lo mejor es que hagas una visita rápida a tu dermatólogo y él te aconsejará sobre el producto más indicado para ti.
Piel en invierno

Mejor agua micelar
El agua del grifo no es buena compañera a la hora de desmaquillar una piel sensible y con rojeces. Lo mejor es optar por una leche desmaquillante o un agua micelar, que son fórmulas específicas para pieles muy sensibles, por lo que son muy respetuosas con la piel.
Piel en invierno

Spray de agua termal
El agua termal calma la piel evitando las rojeces y la deshidratación. Una buena idea es llevar siempre un frasquito contigo y cuando sientas la piel tirante o cansada, aplicar una o dos pulverizaciones sobre el rostro para mantener la hidratación.

Prebase
El uso de una prebase antes del maquillaje te ayudará a disimular las pequeñas irritaciones que puedas tener. Puedes incluso llevarla sola para dar un aspecto más luminoso y uniforme a tu rostro si no quieres ir maquillada.
Piel en invierno
Fuente: harpersbazar.es