Test de intolerancia alimenticia, una herramienta personalizada

El test reproduce en el laboratorio la misma situación que se produce en el organismo cuando se ingiere un alimento. Su función es proporcionar más información sobre el metabolismo y las intolerancias alimentarias del paciente, con el fin de personalizar al máximo su tratamiento.

El test de intolerancia alimenticia es un análisis de sangre en el cual se reproduce en el laboratorio la respuesta a tiempo real de las células sanguíneas frente a 200 alimentos distintos (los más habituales de nuestra dieta), colorantes y conservantes de uso más común en alimentación.

Las células sanguíneas humanas son susceptibles de reaccionar frente a ciertos alimentos. En estos casos se habla de intolerancia alimentaria.
Al reaccionar frente a un alimento, las células sanguíneas liberan sustancias nocivas, agresivas para nuestro organismo.

El test estudia el comportamiento específico de las propias células frente a cada alimento, definiendo así nuestro carnet de identidad alimentario.
El paciente se beneficiará informándose sobre cuáles alimentos son los que su organismo metaboliza en forma adecuada y cuáles son los que debería evitar, ya que son los causantes de reacciones celulares que originan una variedad de síntomas específicos y un mal funcionamiento metabólico.

Es decir, la reactividad frente a determinados alimentos nos dará la pauta para determinar aquellos que son conflictivos para nuestro organismo.

Las intolerancias alimentarias

Las intolerancias alimentarias afectan aproximadamente al 45% de la población y provocan númerosos problemas de salud.
Algunos de sus factores más importantes, son los siguientes:

- Pueden ser reversibles.
- Los mecanismos que las causan son completamente diferentes a los que provocan las alergias alimentarias.
- Pueden pasar desapercibidas durante varios años ya que sus manifestaciones no se suelen relacionar con la alimentación.
- Afectan por igual a niños y adultos.
- Las más comunes y frecuentes, son: leche, huevos, nueces, pescado/marisco, trigo/harina, chocolate, colorantes artificiales, cerdo/panceta, pollo, tomate, fruta blanda, queso y levadura.
- Algunos de los síntomas más comunes: asma, eczema, urticaria (ronchas), rinorrea (fuerte obstrucción de la nariz), dolores de cabeza y síntomas gastrointestinales como nauseas, vómitos y diarreas.
- Otros síntomas a largo plazo pueden ser: depresión, ansiedad, fatiga, migraña, insomnio y, en los niños, hiperactividad.

Utilidad del test de intolerancia alimenticia

El test permite reproducir en el laboratorio la misma situación que se produce en el organismo de una persona cuando ingiere un alimento
Aunque puede resultar fundamental, es una herramienta de diagnóstico más que debe ser interpretada por un profesional médico.

Su función es proporcionar más información sobre el metabolismo y las intolerancias alimentarias del paciente, con el fin de personalizar al máximo su dieta y obtener el máximo resultado de su tratamiento.

Afecciones como el dolor de cabeza o estómago, diarrea, sobrepeso, fatiga crónica, problemas de la piel e, incluso, inflamación de articulaciones, pueden tener su origen en el consumo de determinados alimentos que el organismo no tolera.

Información sumamente importante teniendo en cuenta que, sin saberlo, se puede tener intolerancia alimentaria a componentes de la dieta cotidiana tan comunes como pueden ser, por ejemplo, la leche, los huevos o los hidratos de carbono.

Ventajas y condiciones del test

- Detecta intolerancias a más de 200 alimentos, aditivos y conservantes, minerales y oligoelementos.
- Se obtienen resultados eficaces y de forma inmediata.
- Es muy rápido. La prueba se realiza en unos diez minutos.
- Es completamente indoloro.
- Es absolutamente personalizado.

La prueba no pueden realizarla personas que lleven incorporado un marcapasos o un DAI, mujeres embarazadas y niños menores de 3 años.

La única preparación que requiere el test de intolerancia alimenticia es que hayan pasado al menos dos horas desde el último consumo de líquidos o alimentos (aunque sí se puede tomar agua sin gas) y que en las 24 horas anteriores no se haya ingerido ningún protector gástrico ya que podría enmascarar los resultados.
Se debe tener presente que este test solamente detecta intolerancias alimentarias, no para diagnosticar otro tipo de enfermedades o patologías, también relacionadas con la alimentación, como ser alergias, diabetes, enfermedad celíaca, intolerancia a la lactosa, etc.

Es decir, puede revelar estados funcionales alterados y orientar acerca de cómo alcanzar un mayor estado de bienestar modificando algunos hábitos nutricionales.
 
Test de insuficiencia alimenticia por ADN

A diferencia de los convencionales, el test de intolerancia alimentaria por ADN analiza hasta 600 alimentos a través de seis parámetros.

- Estudio de incompatibilidad genética de 600 alimentos (cereales, lácteos, carnes, pescados, moluscos, frutas, vegetales, bebidas, frutos secos y semillas).
- Estudio genético oxidativo.
- Estudio genético metabólico:
1) Hipometabolismo: disminución del metabolismo.
2) Hipermetabolismo: metabolismo acelerado.
- Estudio genético disbiosis (trastornos en aquellas bacterias que en el intestino producen un déficit en la defensa del sistema inmunitario).
- Estudio genético PNEI (indica aquellos alimentos que aceleran el estrés y producen alteraciones psicológicas).