Aspectos fundamentales de productos cosméticos con efecto Botox

María Teresa Alcalde

En los últimos meses ha aparecido una nueva generación de cremas que ha revolucionado el mercado de la cosmética y ha tenido una aceptación unánime por parte de los consumidores. Con el atractivo nombre de cosmética Botox, se han inspirado en este conocido tratamiento médico/estético para abordar el clásico problema de las arrugas cutáneas desde una nueva perspectiva. A diferencia de sus predecesoras, destinadas a tratar las arrugas propias del envejecimiento cutáneo, las cremas botuline-like centran su acción en las arrugas de expresión que se forman debido a la mímica facial (reír, fumar). Son, por tanto, un complemento —y no un sustituto— de las fórmulas antiedad que contienen activos como vitaminas, fitoestrógenos y antioxidantes, entre otros.

Formación de las arrugas de expresión
Para entender el mecanismo de actuación de los cosméticos con efecto Botox, conviene repasar previamente el proceso de formación de las arrugas, especialmente de las arrugas de expresión así como el proceso de la contracción muscular.

Como se ha expuesto, la contracción del músculo crea la arruga permanente de expresión y la degradación de la matriz extracelular —colágeno y elastina— de la zona afectada. Por tanto, si se interrumpe alguna de las etapas que conducen a la contracción muscular, se conseguirá descontraer (o relajar) el músculo afectado y atenuar la arruga cutánea.

Las etapas más susceptibles de ser alteradas, desde el punto de vista cosmético, son la exocitosis neuronal y la contracción/relajación de los fibroblastos, que comentamos a continuación.
Aspectos fundamentales de productos cosméticos con efecto Botox[/center]


[center]Aspectos fundamentales de productos cosméticos con efecto Botox
Aspectos fundamentales de productos cosméticos con efecto Botox


Exocitosis neuronal
Es el proceso de liberación del neurotransmisor desde las vesículas sinápticas al espacio sináptico. En la exocitosis resulta esencial la participación del complejo SNARE (SNAp Receptor). Es un complejo formado por tres proteínas: VAMP —o sinaptrobrevina—, sintaxina y SNAP-25 (SyNaptosomal Associated Protein). En las etapas finales de la exocitosis, cuando aumenta la concentración de calcio en el terminal nervioso, el complejo SNARE conecta la proteína de la vesícula VAMP con la proteína de la membrana neuronal sintaxina mediante la proteína SNAP-25. En otras palabras, el complejo SNARE se comporta como un gancho celular que captura las vesículas sinápticas portadoras de neurotransmisores y las fusiona con la membrana celular, lo que permite la liberación de neurotransmisores.
Aspectos fundamentales de productos cosméticos con efecto Botox

Contracción/relajación de los fibroblastos
Los fibroblastos son las células responsables de mantener la matriz extracelular, ya que son los productores de colágeno, elastina, etc. Al estar anclados al tejido conectivo, su contracción o decontracción se transfiere a este tejido y provoca una tensión o una relajación —alisamiento— de la piel. Se ha comprobado que algunos activos cosméticos son capaces de relajar los fibroblastos y, aunque el mecanismo de contracción/relajación es poco conocido —se sabe que requiere Ca2+ y AMP—, su capacidad para contraer o relajar la matriz de colágeno está, en cambio, ampliamente documentada.
Aspectos fundamentales de productos cosméticos con efecto Botox

Eficacia de la toxina botulínica
La toxina botulínica tipo A, neurotoxina producida por Clostridium botulinum, es una sustancia realmente eficaz en el tratamiento médico/estético de las arrugas de expresión, porque bloquea selectivamente la liberación de acetilcolina desde la terminal nerviosa a la placa motora. En concreto, la toxina botulínica destruye irreversiblemente la proteína SNAP-25 del complejo SNARE, lo que impide la liberación de acetilcolina y provoca la parálisis del músculo afectado. La toxina botulínica tiene una acción específica sobre los terminales colinérgicos y temporal, ya que pasados entre 15 y 20 días desde su infiltración se fabrican nuevos terminales nerviosos en paralelo que son activos al cabo de 2 o 3 meses, y que pasados entre 3 y 6 meses restablecen por completo la señal muscular —liberación de acetilcolina—.

Actuación de las sustancias con efecto Botox
Las sustancias que reivindican de forma apropiada una actividad tipo Botox actúan sobre el mismo centro que la toxina botulínica, es decir, demuestran un mecanismo de inhibición del complejo SNARE a través de la proteína SNAP-25. Aprovechando las expectativas creadas con la denominación efecto Botox se han presentado sustancias activas con acción antiarrugas que, sin embargo, poseen un mecanismo de acción diferente del expuesto. En sentido estricto, no se ajustan a esta denominación y no deben confundirse con las anteriores.

Aspectos fundamentales de productos cosméticos con efecto BotoxVentajas de las sustancias con efecto Botox
La gran aportación de la cosmética ha sido el diseño de moléculas capaces de actuar por vía tópica para tratar las arrugas de expresión. Suponen, en primer lugar, una alternativa eficaz, segura, cómoda, más natural y económica a otros métodos más drásticos de la medicina estética. Además, las sustancias con efecto Botox sirven como mantenimiento entre microinyecciones de toxina botulínica, ya que al prolongar sus efectos, comportan una reducción de la frecuencia de las microinyecciones y del coste del tratamiento. Por último, las sustancias con efecto Botox están indicadas en las personas que han desarrollado una inmunidad frente a la toxina botulínica tras su uso prolongado.