Masaje Holístico

La siguiente secuencia de masaje holístico es una mezcla de técnicas que acabas de aprender. EI masaje holístico está basado en los movimientos del masaje sueco clásico, los estiramientos y una interacción sensible con tu compañero. El ritmo debe ser lento, y su propósito es el de relajar. El masaje combina los movimientos deslizantes para extender el aceite, maniobras más firmes para relajar los músculos y movimientos más profundos para ayudar a liberar zonas concretas de tensión. El masaje debe parecer un baile que progresa sin interrupciones para relajar todo el cuerpo. Mantén las manos en contacto con tu compañero siempre que puedas, y vacía la mente de pensamientos bulliciosos. Debes estar centrado en el masaje.

APLICACIÓN

Esta secuencia de masaje holístico utiliza unas técnicas con las que ya estás familiarizado, en una rutina que va de la cabeza a los dedos de los pies. El masaje comienza en la espalda, una de las zonas más importantes para la relajación, y te ofrece la oportunidad de aumentar tu confianza con los amplios movimientos del rozamiento.

El masaje debe pasar con suavidad de una parte del cuerpo a la siguiente, según sus propias rutinas. ¡El objetivo es aprender en un proceso interactivo, y no dar el masaje perfecto de entrada! Si algunas de las técnicas te resultan difíciles, vuelve a ellas en otra ocasión, pero recuerda que debes intentar mantener tus manos en movimiento. Todo se vuelve más fácil con la práctica. El masaje termina en los pies para enraizar a tu compañero.

PUNTOS PRINCIPALES

Técnicas: Las maniobras principales son el rozamiento, el amasamiento, el vaciado venoso, la presión con los dedos y el estiramiento, además de algunas maniobras placenteras como los pases neurosedantes y el balanceo.

Movimientos: Deben ser lentos y tranquilizadores, pasando con facilidad de una maniobra a la siguiente. Para mantener el ritmo, repite las maniobras vanas veces y aplica el rozamiento en lugar de parar.

Equipo: Necesitas una superficie firme, como una camilla de masaje o una alfombrilla blanda sobre el suelo, toallas para cubrir las zonas del cuerpo en las que no estés trabajando, soportes para la cabeza, las rodillas o los tobillos, y un poco de aceite.

Respuesta: Toma nota de cualquier zona problemática antes de empezar y pide siempre a tu compañero que te diga cómo se siente.

Duración: Un masaje corporal dura unos cuarenta y cinco minutos; un masaje de espalda, unos veinte.